Las gelatinas Rousselot hacen felices tanto a fabricantes como consumidores

Rousselot® ingredientes funcionales

Un ingrediente de etiquetado limpio con una larga tradición.

La gelatina, un ingrediente de etiqueta limpia con una larga tradición, es el negocio principal de Rousselot, y nuestras gelatinas de primera clase están liderando el mercado. Diseñadas de forma natural, las gelatinas estándar y especializadas de Rousselot brindan ventajas funcionales inigualables, que dan lugar a productos finales para los consumidores de una categoría superior. Las gelatinas Rousselot son seguras, provienen de fuentes sostenibles y responden a la preocupación de los consumidores de vivir en un mundo protegido. El segmento de Ingredientes funcionales de Rousselot colabora con las industrias alimentaria, farmacéutica y técnica, y les ayuda a lograr tanto su formulación como sus objetivos empresariales. Con nosotros, "¡la diferencia es evidente!"

 

Gelatinas Rousselot de primera clase

Rousselot ofrece una extensa e inigualable cartera de gelatinas de primera categoría, creadas mediante sistemas vanguardistas. Todos nuestros productos cumplen con los estándares mundiales de calidad y seguridad más exigentes.

 

Rousselot es el productor líder mundial de soluciones basadas en el colágeno.

Nuestros productos se fabrican a través de sistemas vanguardistas con un compromiso inquebrantable con la calidad, la seguridad y la sostenibilidad.

Vea cómo se fabrica la gelatina y cómo ayudamos a nuestros clientes a alcanzar sus objetivos.

Vídeo alojado en YouTube

StabiCaps™ para cápsulas blandas más estables

Al crear cápsulas blandas, los fabricantes farmacéuticos y de nutrición en ocasiones experimentan reticulaciones de caparazón que dan lugar a problemas de estabilidad. Desarrollado por Rousselot, StabiCaps™ permite la producción de cápsulas con una reticulación reducida.

 

SiMoGel™ para la producción de gominolas

Con SiMoGel, al no contar con almidón o almidón reciclado, el proceso de fabricación es completamente higiénico. Los moldes flexibles se pueden limpiar y no presentan bacterias u otros tipos de contaminación. Así, el proceso de producción se ve significativamente optimizado.