Etiquetado claro y limpio, una prioridad para los consumidores actuales

Las demandas de los consumidores de unas etiquetas limpias y claras nacen de un mismo deseo de entender qué comen.

La etiqueta limpia no es un término normativo. Suele ser una alternativa al término «natural», que también carece de protección y de una definición formal y legal. Términos como este tienden a convertirse en un concepto que engloba todos los productos con ingredientes reconocibles, sostenibles y de origen natural, sin aditivos artificiales (sin sustancias de tipo E) o químicos. La transparencia y la precisión sobre el contenido de los productos se consideran elementos esenciales del etiquetado claro. En 2016 y 2017, el etiquetado claro y limpio ocupó puestos destacados en las listas de las 10 principales tendencias en alimentos y bebidas publicadas por Innova Market Insights. El número de lanzamientos de nuevos productos de alimentos y bebidas con etiqueta limpia confirma esta tendencia.

Etiqueta limpia significa unos productos más sencillos y saludables

En su forma más pura, la etiqueta limpia también significa una reducción en el contenido de grasas, azúcares y sal, tres de los ingredientes más utilizados en la transformación de alimentos y bebidas. No obstante, crear fórmulas que contengan menos azúcares, grasas y calorías, al tiempo que ofrecen sabores intensos y texturas y caducidades similares y mejoradas resulta todo un reto. La gelatina, en especial, la gelatina hidrolizada, es el ingrediente perfecto para superar este reto y diseñar unos productos más saludables y/o enriquecidos. Las gelatinas desarrolladas por Rousselot Functional Ingredients son una ayuda inestimable a la hora de reducir el contenido en azúcares y grasas de sus productos.

PRODUCTOS LÁCTEOS

La gelatina aporta textura a los productos bajos en grasa, mejorando su sensación en boca. Utilizar gelatina significa que puede sustituir las grasas por una proteína funcional menos calórica, capaz de fijar entre 5 y 10 veces su propio peso en agua. Además de todo eso, la viscosidad de la gelatina por debajo del punto de fusión aporta a los productos una consistencia suave y una sensación en boca similar a la de la grasa.

CARAMELOS Y GOLOSINAS

Con sus propiedades gelificantes únicas, la gelatina es el ingrediente perfecto para reformular unos dulces y golosinas más saludables, al tiempo que se aporta una textura similar a la de los productos tradicionales.  

CARAMELOS DE GOMA, TOFFEES Y CARAMELOS MASTICABLES

Con la gelatina, puede restaurar la textura perdida al sustituir el azúcar por edulcorantes en los caramelos de goma sin azúcar. También puede reducir el contenido de calorías, grasas e hidratos de carbono en, por ejemplo, los caramelos de goma con sabor a toffee, que atraen por igual a amantes de los caramelos de goma y los masticables. También puede utilizar la gelatina para enriquecer sus caramelos de goma para que caer en la tentación sea un acto saludable.

La gelatina Rousselot hace posible un etiquetado claro y limpio

En Rousselot, apostamos por una trazabilidad, una transparencia y una integridad máximas en la fabricación de la gelatina, un ingrediente alimentario diseñado por la naturaleza sin sustancias de tipo E y sin aditivos artificiales. 

Altamente versátil, la gelatina se utiliza con frecuencia para sustituir a varios hidrocoloides monofuncionales en una única aplicación. Ningún otro ingrediente hace gala de tantas funciones como la gelatina, lo que la convierte en un activo sin rival para el diseño de fórmulas y para acortar listas de ingredientes.

Aprenda más sobre el proceso de producción de gelatina